Header Ads


Para tu Conciencia…

Un perro corría feliz por la calle porque había encontrado un hueso bueno y jugoso.

 ¡Estaba tan contento con su enorme hueso! Correteaba feliz de aquí para allí hasta que llegó al borde de un riachuelo.

 Al intentar atravesarlo, miró hacia abajo y vio un perro con un hueso enorme en la boca.

 ¡Le pareció que el hueso era más grande que el suyo!

Entonces quiso arrebatárselo pero al abrir la boca, se le cayó el hueso que llevaba.

 La corriente lo arrastró rápidamente y se quedó sin ninguno, ya que el otro no era más que el reflejo del que él mismo llevaba.

 La sanación empieza en la conciencia.

No hay comentarios