Header Ads


MENSAJE DE MIGUEL LOPEZ

MENSAJE 

A MI QUERIDA PROVINCIA ESPAILLAT

Han pasado varios días de aquel memorable 15 de mayo del 2016, donde con la frente en alto, con Dios como escudo y protección y la dignidad intacta salimos a luchar por una curul en el Congreso Nacional para nuestro pueblo, nuestra generación, provincia y país. Y justo es dar gracias a todos aquellos que creyeron en nuestro proyecto y desde el inicio hasta el final, se mantuvieron firmes de nuestro lado luchando cual guerreros espartanos, contra el 4% de educación, el gobierno, cinco diputados, un senador, el PRM, y más de una decena de candidatos a diputados, contra periodistas pagados, y porque no decirlo contra gente de nuestro propio partido que prefirió dar la puñalada trapera antes que la mano amiga, pero también tuvimos que enfrentar a “familiares y amigos” que vieron en la acera de enfrente el mejor lugar para estar.
Contra todos ellos luchamos y vencimos porque nuestra victoria no procedía de las urnas, sino de tener la firme convicción de que estábamos haciendo lo correcto, nuestra victoria estaba en demostrar que no sucumbiríamos a las dádivas y prebendas que el poder utiliza para desacreditar a todos aquellos que tienen el valor de enfrentarlo. Nuestra victoria está en luchar para que exista democracia y para que no muera el mejor legado de Joaquín Balaguer a la democracia dominicana.
Pero algo más que eso nuestra victoria está en cada humilde hombre y mujer de la provincia Espaillat, que nos abrió las puertas de su casa y aceptó nuestra propuesta, está en la alta dirigencia del PRSC, que confió en nosotros y no le fallamos, nuestra victoria está en cada voto que sin recibir ni un solo peso se depositó en la urna, lleno de entusiasmo y esperanza, porque sabían que estaban haciendo una buena elección.
Para aquellos que solo nos ofrecieron maledicencia y obstáculos, quiero decirle también muchas gracias, porque le demostramos que aun con sus diatribas y malas intenciones nos mantuvimos firmes y no sucumbimos a sus provocaciones.
Nuevas batallas debemos de librar, por el fortalecimiento de nuestra democracia, por el adecentamiento de la política y porque una nueva generación, honesta, capacitada, integra, servicial asuma la conducción del estado, pero sobre todo para que nuestra provincia este mejor representada.
Esto no ha sido el final, apenas es el comienzo, porque nunca jamás renunciaremos al sagrado deber que tenemos de luchar para cambiar el rumbo que lleva nuestra nación.
Hemos ganado mucho, no hemos perdido nada, porque el valor de los hombres se mide por su capacidad de enfrentarse a situaciones adversas y no sucumbir antes ellas sino llegar hasta la meta final y si por casualidad la adversidad tocare su puerta, no afligirse, ni deprimirse, sino prepararse para librar próximas batallas, y eso estamos haciendo prepararnos para nuevas batallas, y parafraseando al presidente de Bolivia Evo Morales solo nos resta decir: Perdimos una batalla democrática, pero no la guerra; no estamos derrotados. La lucha sigue con más fuerzas.

No hay comentarios