Header Ads


Retorna la calma al AILA tras falsa alarma de bomba

Las operaciones se desarrollaron ayer con total normalidad tras el incidente. Las operaciones en el Aeropuerto Internacional de Las Américas retornaron ayer a la normalidad luego de que la noche del jueves la amenaza de bomba por parte de un pasajero, que viajaba en el vuelo 810 de Jet Blue con destino a la ciudad de Nueva York, desatara el pánico en esa terminal aeroportuaria.El Cuerpo Especializado en Seguridad Aeroportuaria y de Aviación Civil (CESAC) informó que terminado el proceso de inspección de la aeronave se autorizó la reapertura de las operaciones la misma noche del jueves, resaltando que el hecho ocasionó el retraso de siete vuelos de entrada y salida del país.

“Como ente responsable de la seguridad de la aviación civil, dirigimos todo el proceso de evacuación de los 144 pasajeros y los seis tripulantes que viajaban en dicha aeronave, activándose inmediatamente la unidad contra explosivos, inspeccionando la aeronave y todo el equipaje y comprobándose que se trataba de una falsa alarma”.

Mediante nota de prensa, la entidad informó que luego de agotarse los procedimientos establecidos y todos los servicios de seguridad haber asistido a la emergencia, el CESAC como ente responsable de la seguridad de la aviación civil, autorizó la reapertura de operaciones.

Explica que el pasajero de origen norteamericano, cuya identidad no ha sido revelada, mostró reacciones violentas expresando que era terrorista y que iba a hacer explotar la aeronave con una bomba, generando pánico entre los pasajeros y obligando al capitán de la nave a comunicarse con los servicios de control de tránsito aéreo para que le autorizara retornar a Santo Domingo, lugar de donde había partido.

Podría ser condenado por terrorismo

El CESAC dijo que el individuo será sometido por el Ministerio Público a la acción de la Justicia por el fiscal de la provincia Santo Domingo, Marco Antonio Rosario González, director del departamento de Casos Complejos, por considerarse un pasajero perturbador, en violación al artículo 81, de la Ley 188-11, sobre Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil de la República Dominicana y podría enfrentar condena de entre tres a diez años de cárcel y resarcir los costos por los daños causados.

De su lado, la fiscal de la provincia Santo Domingo, Olga Diná Llaverías, afirmó que esta situación se tipifica como terrorismo, de conformidad con lo que establece el artículo 9 de la ley de Terrorismo y que esa persona podría estar enfrentando una pena de 30 a 40 años de prisión. 
Hace un año una llamada sembró pánico en AILA
Hace un año ocurrió un hecho similar en el AILA, cuando se recibió una llamada telefónica, a las 3:29 de la tarde, informando sobre una supuesta bomba colocada en el vuelo 205 de la aerolínea Jetairfly procedente de Bruselas con 274 ocupantes a bordo. En esa ocasión también se activó un amplio despliegue de seguridad que se apostó en la rampa Sur del Aeropuerto Internacional de Las Américas tras el aterrizaje de la aeronave.

No hay comentarios